• Juan Rivas

Yo respaldo a la Policía Nacional del Perú


En estos momentos el Perú, mi patria, está atravesando uno de los momentos más complicados en su historia política. En las últimas dos semanas hemos tenido tres (3), si TRES, presidentes y todo apunta que esto se quedará así hasta el 2021 (por favor diciembre, no nos sorprendas).


¿Qué ha pasado? Pues una sucesión de eventos desastrosos que, seguramente, ya estás harto de escuchar o leer, así que trataré de hacer un resumen sencillo. El expresidente Vizcarra fue vacado por incapacidad moral, básicamente porque es un ladrón (presunto, me sugieren escribir hasta que sea encarcelado). Con lo cual, el Congreso, que fue elegido el año pasado por TODOS los peruanos y que inicio funciones junto con la pandemia, según lo que dicta la constitución nombró como Presidente del Perú al que, en ese entonces, era presidente del Congreso, Manuel Merino. Al parecer, el señor Merino era más malo que Mao Zedong, y la denominada "Generación del Bicentenario" salió a tomar las calles, según ellos de forma pacífica, haciendo caso omiso del Estado de Emergencia por el cual TODOS los peruanos hemos estado confinados en nuestros hogares con los derechos más fundamentales reducidos debido al COVID-19, a protestar contra el nuevo supuesto gobierno golpista. ¿Fue un golpe de estado? No. Sigamos. En estas protestas "pacíficas", donde se destruyó propiedad pública y privada, y donde cerca de noventa (90) efectivos policiales resultaron heridos (supongo que habrán sido heridos por las palabras de los manifestantes porque, ¿no era una protesta PACÍFICA?), entre ellos dos efectivas. ¿Y el Ministerio de la Mujer? Lo siento, me olvido que ese Ministerio no sirve para absolutamente nada. Bueno, resulta que en estas protestas, lamentablemente, fallecen dos compatriotas que estaban protestando contra el supuesto gobierno golpista y se acusa a la Policía Nacional del Perú (PNP) de ser los responsables de estas muertes. Luego de esto, renuncia Manuel Merino y asume la presidencia el señor Francisco Sagasti (Partido Morado).


¿Entonces qué, la policía ahora es el enemigo? Pues eso es lo que nos quieren vender los medios. Los mismos medios que cuando empezó la "plandemia" hicieron hasta comerciales pidiendo que a las 20:00 horas salgan a aplaudir a la policía. ¿Qué pasó, esos policía ya no existen? Ay la doblo moral, los dobles discursos. Ahora la prensa, sin remordimiento alguno, señala que la policía es responsable de las muertes de nuestros dos compatriotas y que esto no debe quedar impune, que es necesaria una reforma institucional de la PNP y que Merino es un asesino. Obviamente todo esto puede hacerlo el sacrosanto nuevo presidente, de "chiripa", Francisco Sagasti. Un presidente que no representa a nadie, pero dejemos eso para otro momento. Díganme ustedes, ¿cómo es posible pensar que la policía tiene tan poco consideración de la vida humana? ¿Acaso los policías no tienen hijos que, quizá, también hayan estado en las protestas? ¿O sobrinos, o familiares? Me sorprende sobremanera la ligereza con la que la prensa y el ciudadano acusa a las fuerzas policiales de dicho acto. ¿Saben que también son seres humanos, cierto? Tan frágil es la memoria que ninguno hizo marchas o murales cuando en la Parada, bajo el mandato de Susana Villarán, policías eran masacrados por gente que, quizá, haya estado en dichas marchas y no se han dado cuenta.



La policía ha sufrido un atropello esta semana y es que han mandado al retiro a quince (15) generales para que un nuevo Comandante General de la Policía Nacional del Perú asuma el mando, el Comandante César Cervantes. De esta forma se han mofado de la ley que, claramente, indica que el cambio de mando debe hacerse entre los tres (3) comandantes más antiguos de la institución. Hoy, la izquierda es quién gobierna las fuerzas policiales. Hoy, ya no importa que la policía haya luchado contra Sendero Luminoso y el MRTA, que haya capturado al mayor asesino de la historia del Perú, Abimael Guzmán. Hoy, aquellos contra los que luchaba la policía son quienes la comandan.



Se rumorea que la próxima semana puede haber una huelga de policías y de ser así estaríamos antes una situación muy complicada. Situación que aún puede revertirse si el señor Sagasti hiciera bien su trabajo, o si lo hiciese por lo menos. Toca la renuncia del Ministros del Interior Vargas y la renuncia del Comandante Cervantes para que el presidente Sagasti deshaga toda la tontería que ha hecho y respalde a sus fuerzas policiales.


¡Basta ya de dobles discursos!



Juan Rivas

166 vistas