• Juan Rivas

No apoyé la candidatura de Trump en 2016. Hoy si lo hago, y aquí el porqué


Hace cuatro años cuando se presentaba como candidato a la presidencia de los Estados Unidos, realmente no podía tomarlo en serio. ¿Acaso el no tenía un reality? En realidad, Donald Trump siempre me ha parecido un personaje muy extraño y, para ser sinceros, no le veía potencial alguno como presidente del país del norte. Sin embargo, desde aquel lejano 2016 al día de hoy, me gustaría presentarte tres motivos por los cuales este 2020 apoyo, sin lugar a dudas, la reelección de Donald Trump para la Casa Blanca.


En primer lugar, estaba totalmente equivocado sobre Donald Trump en temas de política. Simplemente pensaba que no sería conservador en sus políticas, pero estaba equivocado. De forma radical, Trump:

  • Eliminó muchas regulaciones.

  • Redujo impuestos levantando la economía y alcanzando ratios bajos de desempleo no vistos en más de medio siglo.

  • Los ciudadanos veían como aumentaba el sueldo mínimo, sobre todo en los niveles más pobres de la sociedad.

  • Persiguió políticas pro-vida vía ordenes ejecutivas.

  • Salió del inútil acuerdo de Paris que, para cualquier persona con más de dos dedos de frente, era contraproducente. Incluso tuvo la genial idea de salirse del tontísimo acuerdo de Irán, donde el gobierno de EE.UU le otorgaba dinero que, evidentemente, era usado en terrorismo, como John Kerry admitió.

  • Destruyó a ISIS.

  • Mató a All Baghdadi y a Kasem Solomonia.

  • Es el primer presidente en más de 40 años en no iniciar ninguna guerra.

  • Movió la embajada de EE.UU en Israel a Jerusalén.

  • Se ha resistido a usar el poder del gobierno federal para controlar la vida de todos los ciudadanos durante la pandemia del COVID-19.

  • Reinstauró el debido proceso en los campus universitarios.

Y así se podrían seguir listando algunos otros motivos más del por qué sus políticas me sorprendieron. De hecho, desde mi punto de vista, fue mucho más conservador en cuanto a políticas que George W. Bush.


En segundo lugar, sigo creyendo que Trump es un personaje muy peculiar y no me equivoqué en juzgarlo como tal, pero todo el daño que pudo haber hecho ya lo hizo y no votar por el sería aún peor. Los tiempos han cambiado y la idea de que Trump fuese presidente en 2016 daba lugar a preguntas como: ¿hará pedazos el Partido Republicano? ¿Se manifestaran las minorías dentro del Partido Republicano? ¿Los republicanos aceptarán malos comportamientos por parte del mandatario? Todas estas preguntas han tenido sus respuestas a lo largo del primer mandato del Presidente Trump. Todos estos acontecimientos seguirán sucediendo así Donald Trump sea reelegido o no, con lo cual esto no debería ser un motivo como para no apoyar su candidatura. Desde aquí, tengo opiniones bastante claras sobre el carácter de Donald Trump. Sin embargo, todo lo malo que pueda hacer Trump, como la mayoría de sus entradas en Twitter que cada cierto tiempo hace que la prensa vuelva a ponerlo en el ojo de la tormenta, ya son parte del sistema en el que está envuelto EE.UU con lo cuál, eso tampoco debería importar al momento de decidir un voto. Trump está un poco loco, pero lo ha estado desde el 2016 y las cosas han ido bastante bien.


Finalmente, los demócratas simplemente han perdido la cabeza. Miembros de los medios de comunicación convencionales, miembros de la burocracia, miembros de la academia. A estas personas no se les debe permitir controlar los mecanismos de poder. Las instituciones más cruciales para los Estados Unidos de América, desde las corporaciones hasta las universidades, han sido corrompidas por completo y darles justo a estas instituciones poder sobre las vidas de los ciudadanos es un grandísimo problema. El Partido Demócrata ya no es el partido de Hillary Clinton o de Barack Obama. Hoy es el partido de Bernie Sanders y solo están vistiendo la máscara de Joe Biden. El Partido Demócrata de hoy es el partido del radicalismo. Tan simple como eso. Estas personas consideran que tienen el derecho de imponer sus ideas por cualquier medio necesario (casi siempre por la fuerza). Creen que tu deberías violar, por ley, tus principios religiosos si entra en conflicto con sus ideologías sociales, consideran que la ciencia nos está demandando que destruyamos el capitalismo en nombre del medio ambiente, piensan que los no natos no son humanos, que los hombres pueden ser mujeres y si estás en desacuerdo con ellos eres un homofóbico, un fanático y una persona despreciable. Mientras tanto, le harán "la camita" a organizaciones terroristas como ANTIFA y Black Lives Matter, aplaudirán los saqueos y destrozos que pueden causar estas organizaciones y se rehusarán a condenarlos. Sin embargo, si se te ocurre ir a la Iglesia durante la pandemia, eres un peligro para la sociedad. Si vas al funeral de tu abuela, eres lo más peligroso que esta sociedad pudo haber visto jamás. Pero si estas saqueando y destruyendo por la ciudad, "Eso es solo una filosofía. No es un movimiento." como dijo Joe Biden.


Entonces así está el panorama. Apoyo la candidatura de Trump. No tienes que amar el carácter de Donald Trump ni tiene que gustarte su cuenta de Twitter para votar por el o apoyar su candidatura. No tienes que aprobar todas las cosas locas o malas que pudo haber dicho, o la forma en la que actúa en ciertos momentos. Pero, si te importa la constitución y la libertad económica, casi que no tienes opción.



Juan Rivas.

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram