• Juan Rivas

La mentira impulsada por los medios y Biden tras el primer debate presidencial [USA]


El primer debate presidencial de los Estados Unidos de América fue como muchos lo esperaban. Por un lado, Joe Biden atacando la gestión del presidente Trump y culpándolo por las doscientas mil muertes durante la pandemia del COVID-19. Por su parte, Trump resalta que su adversario es senil y que no llegará a terminar su mandato, de ser elegido. Este "debate" era sumamente predecible. Sin embargo, no se esperaba la ineptitud del moderador Chris Wallace, a quien se le podría dedicar un artículo completo, pero no nos desviemos del tema.


Todo comienza con Wallace preguntándole a Donald Trump si es que condena a los "supremacistas blancos" (white supremacists), pero no le hace la misma interrogante a Joe Biden sobre si condena la violencia desata por el movimiento Black Lives Matter (BLM) en las ciudades del país. Wallace adopta la retórica del Partido Demócrata y sugiere que la violencia que ha estado viviendo en la país en sus ciudades más importantes se deben a los actos vandálicos de los supuestos "supremacistas blancos" cuando cualquier persona con "dos dedos de frente" puede darse cuenta que esto es una gran mentira. Hay que ser sinceros y declarar que los actos de violencia se deben a las organizaciones terroristas locales de movimientos como ANTIFA y BLM. De hecho, se debe aclarar que los "supremacistas blancos" son seres humanos despreciables y dudo mucho que alguien en los Estados Unidos, o en el mundo, piense distinto, pero no se puede faltar a la verdad y decir que estas personas son los responsables de la destrucción de ciudades. La sola idea de que Chris Wallace pensará que esto era lo fundamental de resaltar en el debate es simplemente estúpido.



De hecho, si se da el trabajo de leer la transcripción del debate, se puede leer claramente que Donald Trump se muestra en contra de los dichos grupos de "supremacistas blancos". El problema que "encuentran" los medios es que Trump corrige a Wallace diciéndole que él ve la violencia en el país norteamericano se debe, en este caso, a la izquierda y no a la derecha, que son los gobiernos de izquierda que no están haciendo nada en contra de ANTIFA o BLM. Sin embargo, nadie ha dicho nada cuando claramente Joe Biden se rehúsa a juzgar o condenar a estos grupos terroristas de izquierda. Claro, si llegase a hacerlo, todos los extremistas de izquierda que pensaban votar por él se le irían de un día para otro.


Solo queda esperar las elecciones, con paciencia y expectativa.



Juan Rivas.