• Benedicto Jiménez

La canibalización de las funciones policiales



Mientras la policía discute o debate sobre la especialización (seguridad, orden público e investigación criminal) viene siendo canibalizada en sus funciones y servicios que antes brindada, como en un momento se intentó quitarle la función de control de tránsito y pasarla a las municipalidades basado en un criterio más político que técnico , como la integración que se le ocurrió al ex presidente Alan García en su primer gobierno al juntar las tres ex instituciones (Guardia Civil, Policía de Investigaciones y Guardia Republicana), para crear la Policía Nacional, sustentado más en un capricho de un mandatario que a una cuestión técnica y profesional.


Todo esto sucede mientras la inseguridad ciudadana campea, y el comando policial está más enfrascado en como apagar los incendios ante el desborde de la delincuencia callejera y organizada post pandemia.



El problema de la policía no sólo significa dividirla en dos o tres especialidades sino en la tendencia a “canibalizar “ sus funciones que están en la Constitución Política del Perú (Art. 166 ). Se escucha y lee comentarios y críticas, algunas muy duras, que con las especialidades se pretende volver al pasado, que se pretende retornar a la época en que existía la Guardia Civil, la Policía de Investigaciones y la Guardia Republicana y que esto sería catastrófico. Los que no conocen la historia de la Policía e ignoran su derrotero histórico, confunden las dos especialidades en que se pretende dividir a la policía con aquellas especialidades "tradicionales" o de las ex instituciones, Guardia Civil, Policía de Investigaciones y Guardia Republicana.


Las nuevas especialidades (Prevención, Orden Y Seguridad, Investigación Criminal, Inteligencia, Control administrativo disciplinario), que se mencionan en el artículo 28 del Decreto Legislativo N° 1267 del 16 de diciembre 2016 (Ley de la Policía Nacional), es un sancochado y en nada se parecen a las antiguas especialidades : Seguridad y Orden Público (Guardia Civil), Investigación Criminal (Policía de Investigaciones) y Seguridad de Instalaciones Públicas y servicios esenciales (Guardia Republicana).


Entre los que se rasgan la vestidura y salen a criticar la intentona de dividir a la policía en estas dos especialidades (Orden Público e Investigación Criminal), está el ex ministro del Interior, Fernando Rospigliosi, el mismo que en una entrevista al diario La República ( jueves 17 de julio 2008), dijo que la especialización sería un retroceso al pasado y que era como volver a lo que antes fue la Guardia Civil y la Policía de Investigaciones; en síntesis, sería un enorme retroceso.



Debemos aceptar a estas alturas - 32 años de integración policial - que cualquier cambio en la PNP es irreversible, ya no se puede volver al pasado, el daño está hecho, existe un camino largo en esta inconclusa integración, que es en realidad, porque el punto de partida de la debacle de la PNP empezó con la fallida integración policial. La primera secuela de la “desintegración” ha sido la minimización de tres especialidades que eran el sustento de la policía técnica y científica: Prevención, investigación criminal y criminalística.


Ahora todo está al revés y existe un criterio que el policía debe ser un “todista”, privilegiando la fuerza antes que la técnica o la inteligencia. Por otro lado, nadie quiere prevenir o hacer labor de orden público (patrullaje a pie y en vehículo). La mayoría de los policías, cuando salen de la Escuela de Formación buscan ser cambiados a las unidades de investigación criminal. Nada de patrullaje, nada de proteger torres de alta tensión, todos quiere ir hacia Dincote, Dinincri, Fiscal, Lavado de activos, Antidrogas.


Antes el de la Guardia Republicana cuidaba sus torres, las cárceles , las represas o monumentos, hoy , están en dicho lugar aquellos que fueron de la ex Policía de Investigaciones. Antes los policías competían y se esforzaban por demostrar quién era mejor, existía identidad y cada cual se esforzaba por ser el mejor en su especialidad. Hoy se ha perdido esa “mística”, esa que se conoce como identidad.



Cuando existían las ex instituciones, cada cual sabía porque luchaba y qué defendía. Los últimos sondeos señalan que la Policía, en cuanto a seguridad ciudadana, es una entidad improductiva e incompetente, situación que es aprovechada para “canibalizarla“ en sus principales funciones ante la desidia del comando policial quien no omite opinión cuando las funciones policiales son entregadas a entidades administrativas u operadores judiciales , así como a las notarías quienes ahora otorgan certificados domiciliarios , constancias de trámite de pérdida de tarjeta vehicular (S/ 39.00 nuevos soles), entre otros, agraviando el bolsillo de la ciudadanía porque antes estos servicios los brindaba la policía gratuitamente .


Por un lado está el apetito voraz del Ministerio Público quienes , desde la implementación del Nuevo Código Procesal, se han convertido en súper fiscales y súper policías, conduciendo la investigación del delito, no sólo desde el punto de vista jurídico, sino también material. También existe el criterio que parte de las funciones de la policía puede ser manejada por las Juntas Vecinales, Serenazgo, Ministerio Público.



En alguna oportunidad, al presidente Vizcarra se le ocurrió que la policía deje el control de tránsito a las municipalidades para que se dediquen a la seguridad ciudadana, cuando sabemos que existen taxistas violadores o marcas que utilizan vehículos para desplazarse. Todo esto es una estupidez. La PNP es una institución del Estado que cumple funciones en un vasto y difícil territorio, por lo que sus funciones cubren el ámbito nacional y como institución del Estado, permanece en el tiempo mientras los políticos y los mismos policías , pasan. La presencia y permanencia de la policía como institución va más allá de los gobernantes de turno por lo que se debe lucha contra todo intento de canibalización o desmembramiento de sus funciones.


Benedicto Jiménez "Acero".


530 vistas
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram