• Mikael

Héroes que no son héroes



Antiguamente soñábamos con ser cómo Quiñones, Bolognesi, Grau, Carrión, Avelino Cáceres, etc. Hombres que ofrendaron sus vidas por un ideal servir a su patria. Hoy las personas desempeñan una actividad para cubrir necesidades económicas, status social y poder. La vocación de servicio conlleva a desarrollar tu labor de forma adecuada buscando el bienestar común. En cambio hoy impera la violencia en nuestras Calles se llama héroes a quienes golpean ancianos, insultan y denigran en las redes sociales. Se da el título de héroes a quiénes enarbolan la bandera de la corrupción desnudada, a los medios de comunicación mercantilistas que poco o nada les importa el bien del ciudadano, los que ahora justifican el vandalismo con expresión ciudadana.



Hoy héroes de barro oportunistas usan la frustración y descontento de muchos Peruanos como tontos útiles para su beneficio personal y figurar en las encuestas, han revivido cual zombis para devorar nuestros cerebros confabulados con esos medios que se quedaron sin mamadera. ¡Despierta Peruano!, sí hazlo aun éstas a tiempo para vencer el miedo y rescatar la confianza en nosotros mismos, sentirnos orgullosos de nuestros orígenes y tradiciones. Se ha extinguido el instinto de supervivencia que poseemos los seres humanos. ¿En qué momento se cambiaron los roles y se creo la nueva normalidad?, ¿Dónde se perdió el sentido de familia, el ciudadano de a pie trabajador, genuino, creativo e innovador que lucha cada día para vencer el hambre?, cortinas de humo disfrazadas de pandemias, supuestas conspiraciones y a la delincuencia que a tomado las calles es un antipatriota al que hay que castigar sin piedad y exponer al escarnio público.



Ésta nueva normalidad donde el verdadero bribón que se escuda en las leyes hechas a medida para salir bien librado, y utliza encuestas y popularidad enrarecida ha tomado el honorable título de héroe, donde la televisión, cable e internet se han vuelto padres de nuestros hijos y los educan en antivalores, ambición desmesurada, deshumanizando a nuestra especie, incentivando la experiencia sexual sin límites, cuyo fin solo es el placer, descartando al débil ya que ésta nueva normalidad necesita de seres totalmente fríos e indolentes porque el sentir dolor, respeto, empatía y amor es sinónimo de fragilidad. Hoy los verdaderos ideales de honestidad, lealtad y justicia son obsoletos porque los Héroes ya no son héroes, los aniquilaron cuando mataron nuestros recuerdos y conciencias.



Mikael.