• Nación

Balotaje en Perú: Progresismo liberal Vs Socialismo conservador



Un país polarizado. Mañana toca el enfrentamiento en el balotaje de la izquierda progresista liderado por Keiko Fujimori, a quien a estas alturas podríamos decir que es oficialmente la nueva criatura liberal del fredemo de MVLL, que hoy abraza todos los elementos progresitas que bien podríamos encontrar en Joe Biden de Estados Unidos, versus la izquierda conservadora leninista y mariateguista de Pedro Castillo, una izquierda tan atípica que llega a ser más beata que el propio López Aliaga, opuesta a todos los ideales progresistas del partido morado y Veronika Mendoza, quienes lo apoyan rechinando los dientes; un socialismo duro en materia económica pero absolutamente tradicionalista en lo social, no le entran a palabras como "matrimonio gay" "ideología de género" ni mucho menos aborto.


Estos fenómenos tienen un origen, y es que existe arrastrado desde hace varios gobiernos una división y discontento "de clases", que siempre fue postergado para más adelante por la clase política, quien nunca lo vió como un problema de agenda nacional. Hoy vemos las consecuencias, tenemos a la nueva izquierda limeña versus la izquierda provinciana.



Ya no podemos hablar de derechas porque la candidata Fujimori ha ofrecido mas bonos y medidas socialistas que la propia Veronika Mendoza. A su vez, ha incluído algunas cuotas de género en su equipo técnico, con personajes como Carlos Bruce (Famoso activista y polítco gay).


Del otro lado, tenemos a la apodada despectivamente por Cesar Hildebrant "Izquierda aldeana", que es en realidad el resto del Perú con excepción de Lima y algunas ciudades de la costa. Un interior del Perú furibundo por los años en lista de espera, ciudades enteras que se cansaron de esperar, cuando sus familias mueren de hambre y de Covid. Hoy se sienten identificados con Pedro Castillo, quien no firmó hoja de ruta como Humala y presentó un equipo técnico en la misma línea de su plan de gobierno, nunca se abrió hacia el "centro".


Los días previos a la elección, hemos visto campañas de ambos bandos como fuego cruzado. Desde marchas "Por la libertad", cuando todo el Perú vive encarcelado a partir de las 9pm, ¿De que libertad se puede hablar viviendo encerrado?. Y del otro lado, un discurso tan vacío como no salir del slogan "Fujimori nunca más", sin madurar la discusión hacia otro plano. Ambos discursos fanáticos e irracionales.



Mañana todos irán a votar, y no importa quién gane en esta batalla de izquierdas. El Perú con esta división ya perdió. El país nunca volverá a ser como lo conocíamos. Sin embargo, el lado más saludable es que quién gane, lo haga por muy muy poco. Así tendrá claro como el agua, que ha sido electo por el antivoto duro del contrincante o por miedo, según sea el caso. Y ese mensaje se traduce en: En cinco años te vas, o la calle te va a botar.