¿Por qué las personas están abandonando California?



California es uno de los estados más importantes de Estados Unidos. De hecho, si es que ese estado decidiese independizarse, el PBI que podría tener sería incluso mayor a varios países de Europa. Sin embargo, hoy la historia parece no sonreírle al soleado estado.


El primer problema que enfrenta California es la calidad de vida del estado. De haberse acercado a Los Ángeles, podrá haber notado que, efectivamente, siempre ha habido un problema de "homeless" o vagabundos en la ciudad, pero habían sido relegados a ciertos puntos específicos de la ciudad. En este punto, la lógica demandaría que, si se busca erradicar el problema, se debe concentrar los esfuerzos en limpiar dichas zonas afectadas por este problema. Sin embargo, ha sucedido todo lo contrario. El gobierno de este estado a permitido que este problema explote y se extienda a lo largo de toda la ciudad. Si se compara el número de vagabundos en 2019 con los del 2011, se podrá observar que ha habido un crecimiento del 50% de cuarenta mil a sesenta mil vagabundos. Como es de esperar, estas personas pueden tener problemas mentales, de alcoholismo o drogas, pero gracias a regulaciones locales la policía, literalmente, no tiene la capacidad de moverlos a ellos ni a la basura que causan y que, día a día, se alojan en las calles de Los Ángeles. Ahora el problema para los habitantes de esta ciudad no es pagar exorbitantes tasas impositivas, sino pagar exorbitantes tasas impositivas y, además, ver como la ciudad en la que has crecido se vuelve un repositorio de basura.



El segundo problema con el que se enfrenta el estado es el gran problema de los impuestos. El impuesto a la renta en California hoy es 13.3%, lo que hace que sea uno de los más altos en todos los Estados Unidos. Sin embargo, los legisladores de California se encuentran discutiendo activamente la posibilidad de aumentar dicha tasa a 16.8%. Con lo cual, además del impuesto federal, si una persona se encuentra en al más alto nivel impositivo deberá pagar 54% de impuesto a la renta al gobierno estatal y federal. California, además, ha tenido una historia de bajas tasas impositivas a la propiedad debido a la Proposition 13, pero los legisladores del estado están buscando eliminar Prop 13 e incrementar los impuestos de propiedad de fines comerciales que, evidentemente, terminará afectando a los propietarios residenciales con el tiempo. Asimismo, se encuentran considerando crear un impuesto a la riqueza a bienes no líquidos. Esto significa, en buen cristiano, que una persona podría terminar pagando más en impuestos de lo que gana en un año.


El tercer problema es el crimen. Esto sucede, básicamente, cuando llenas las calles de personas que cometen crímenes. Por muchos años, el estado ha derivado la culpa a las ciudades y condados. De hecho, las fuerzas del orden locales han sido incentivadas a mentir acerca de sus propios niveles de crimen. En 2014, el Departamento de Policía de Los Ángeles declaró que mal clasificó alrededor de 1200 crímenes violentos como ofensas menores para luego dar a relucir que la tasa de criminalidad había bajado. No obstante, no fue una gran sorpresa cuando se le ordenó al DPLA dejar arder la ciudad por los disturbios causados por los activistas del movimiento terrorista Black Lives Matter, quienes se apoderaron de la ciudad por una semana.



El cuarto motivo de la fuga de California es la mala formulación de políticas. A finales del mes de agosto, se promulgaba una ley en California que obliga a las empresas a tener su directorio bajo las premisas de la "diversidad". Es decir, que ahora el estado le va a decir al empresario como tiene que contratar. Adiós meritocracia. Esto también llega hasta el sector educación donde no importa si los niños no saben leer, pero se les llena de propaganda izquierdista en contra las instituciones católicas. Es justamente por esto que la revista CEO, luego de encuestar a 650 CEOs nombraron a California como el peor estado en los Estados Unidos para hacer negocios.


Finalmente, esto parecer no tener punto de mejora en ningún punto en el futuro. California es un estado de un solo partido. La Asamblea del Estado es controlada por 61 demócratas frente a 17. En el condado de Los Ángeles tiene un ratio de 17% de desempleo. El partido republicano no ha sido mayoría en este estado desde 1996. Las personas de este estado han estado huyendo del infierno en que se ha convertido California desde 2019, mucho antes de la pandemia del COVID-19, mucho antes de los saqueos generados por los radicales de Black Lives Matter. Un estado maravilloso, una ciudad maravillosa, destruida por las pobres decisiones de los políticos y su agenda izquierdista. ¿Seguiremos viendo migraciones hacia estados con políticas más razonables?


Juan Rivas.

231 vistas